Motívate
A mí también me dijeron que NO podría alguna vez !

Ayer volví a correr después de mucho tiempo que no lo hacía. Y aunque me costó dar el primer paso (porque la pereza pasaba más que mis piernas), finalmente me animé a hacerlo.

Los primeros minutos fueron agotadores, el corazón palpitando a mil por hora, los órganos al máximo como si fueran a explotar, los pulmones ahogándose, y yo pensando, ¡no sirvo para esto!, quería detenerme e ir a casa a ver una película y comer todo lo que se cruce en el camino.

Después recordé las palabras de un gran amigo y entrenador:

“No pienses en el dolor, piensa en la victoria, que aunque vayas lento vas a llegar a la meta”.

Me relajé y bajé la velocidad hasta casi caminar, y sentí que el aire me daba una tregua para respirar.

Empecé a recordar todos los momentos increíbles que viví hace tiempo corriendo en la montaña y los recuerdos positivos que tenía.

Mi cuerpo empezó a responder mucho mejor, mi mente dejó de pensar en el dolor y se relajó, y de a poco volví a tener un buen ritmo…. Mi propio ritmo!

Esa sensación del aire en la cara, el cuerpo funcionando a su máximo nivel, la mente cargándose de energía, de ideas, de felicidad.

La batalla constante de convencerme de que si puedo hacerlo aunque duela. Aunque una sufra y se queje en los primeros minutos del camino, siempre disfruta la experiencia al máximo.

Recordé los paisajes que había visto, las personas que había conocido y las aventuras que había experimentado.

Es verdad, nunca fui una deportista de élite, usualmente yo era la que iba al final del grupo, y que miraban de lejos para comprobar que seguía viva. ¡Pero disfrutaba como los grandes!.

No hay nada mejor que hacer lo que a uno le apasiona, seamos buenos para ello o no.

Desde niños nos convencen de que si no somos buenos en algo debemos dejarlo y buscar algo más fácil. El entorno se encarga de decepcionarnos sobre sueños que queríamos perseguir diciéndonos que no somos buenos en eso. 

Hoy puedo decir con certeza, que nada en esta vida es imposible si uno lo cree.

Querer no siempre es poder, querer es persistir y persistir es poder.

Las personas que alcanzan metas no necesariamente son los que nacieron con esa habilidad, también son los perseverantes que lucharon hasta lograrlo.

Somos perfectamente capaces de hacer todas las cosas que nos gustan, aunque no seamos tan buenos en ello. La práctica y constancia se encargarán de volvernos expertos.

Sí, podemos hablar en público, cantar en un escenario, correr una maratón, o escribir un blog. ¡Podemos hacer lo que queramos!

Persistir no nos garantiza un trofeo o un Emmy pero si mucha satisfacción y ese es el verdadero éxito.

Sea cual sea tu pasión, nunca es tarde ni imposible. Si la mente está convencida de que puede, no habrá obstáculo que la detenga.

A veces sólo hay que persistir un poco más. No te detengas!

 

Catabela (Catalina Carvajal)
posts 26
words/post 504
media 22
comments 0
visits 16940
2 comments
  • Pato A.
    Ene 19, 2016 (17:18)

    Cataaa!! primera vez q te leo y vaya q me estaba perdiendo de mucho!

    Que bueno que hayas trotado de nuevo y estoy seguro q pronto seremos muchos a los q nos regresarás a ver para no extraviarnos!

    Un abrazo a la distancia!

    • catabela
      Ene 19, 2016 (17:35)

      Pato a los años!!! Qué gusto saber de ti! Gracias por leer y por tus palabras! Un abrazo Pato 🙂

Leave a Comment

Name*
Email*
Website