Historias Personales
Noches de Insomnio

Ya lo decía Fonseca en su canción: Dormir tranquilo tiene precio!

Llevo una semana o dos con insomnio, de esas noches en las que te despiertas a cada hora, que escuchas hasta el más mínimo ruido, que la mente está a mil y no para, o que te despiertas a las 3am y no puedes dormir más. Pues yo lo tengo todo junto.

De verdad, sólo cuando pierdes algo valioso te das cuenta de su importancia. Y ahora que he perdido mis noches de dormir como un tronco y amanecer como nueva, he recordado que las pequeñas cosas de la vida son las mejores. El estrés muchas veces nos juega una mala pasada, y lo dejamos evolucionar hasta el punto de colapsar.

Yo me pregunto: ¿Tenemos que llegar hasta los extremos para preocuparnos de nuestra salud? ¿hasta dónde nos pueden afectar las preocupaciones del día a día?.

Solo se me viene a la mente una palabra: soltar!.

Nos aferramos a cosas o personas aunque ya no nos hacen bien. Cargamos problemas propios y ajenos, frustraciones pasadas que ya no tienen importancia, acumulamos cosas materiales, situaciones, sentimientos, acumulamos hasta culpa. Nos alimentamos mal, somos duros con nosotros mismos, y nos preguntamos porqué nos enfermamos.

En fin, todos necesitamos un respiro, y aunque yo misma ya había escrito sobre esto anteriormente, lo olvido algunas veces.

No siempre es fácil aplicar lo que uno predica, pero como les he dicho antes, yo voy escribiendo sobre mis propios aprendizajes más que sobre saber de perfección.

Esto me ha hecho analizar el estilo de vida que estoy llevando, parar y hacer un cambio. Siempre puedes redireccionar tu camino. Tomar mejores decisiones, llevar una vida más sana, rodearte de personas que te aportan y confiar en la vida que siempre nos sorprende cuando menos te lo esperas.

Este post es una confesión en voz alta de como nos olvidamos de las cosas buenas y nos enfocamos en las malas, a tal punto que nos llegue a costar hasta el sueño. Pero nada que una ducha reparadora y un té caliente no puedan solucionar, y como en mi caso las palabras de una gran amiga que siempre llegan en el momento preciso.

Recuerda que el cuerpo muestra siempre el resultado de lo que tienes en tu mente, escúchalo!

Y ahora que ya está dicho lo dicho, viene bien recordar las cosas buenas no?

Hoy me desperté tarde por el insomnio, y llegué una hora tarde a la oficina, que suerte hoy solo trabajaré 7 horas!

Al salir de casa vi que llovía y no tenía paraguas, que bien! hace tiempo que no sentía gotas de lluvia en la cara.

En el camino me compré un café caliente porque no alcancé a desayunar y recordé cuánto me gusta le olor del café en las mañanas!

En el metro un hombre que no hablaba español interrumpió mi canción favorita que escuchaba en el ipod para preguntarme por una dirección, y me agradeció con una sonrisa, recordé que la sonrisa es el lenguaje universal. Que suerte además empezar el día con una sonrisa y un gracias!

Mientras esperaba el autobus, pasó otro a toda velocidad y me mojó la blusa con el agua del charco, me reí porque la blusa era blanca, y las personas que estaban en la parada rieron también. Fue un momento muy divertido, la blusa se secó y ya casi no se nota.

En sólo 10 minutos encontré cosas buenas que el día anterior hubieran sido una molestia y una causa más de estrés, todo depende de como lo veamos.

Un buen día, un mal día, dormir en paz o no dormir, todo está en la mente, cuándo lo vamos a entender?

feliz semana

 

Cata

 

 

Catalina Carvajal
posts 28
words/post 659
media 290
comments 17
visits 16958
2 comments
  • Brian
    Ago 31, 2017 (15:19)

    A change will do you good!! Well written. Remember the door is always open here for you.

    • Catalina Carvajal
      Ago 31, 2017 (16:08)

      Thanks Brian 🙂

Leave a Comment

Name*
Email*
Website