Lugares de Encanto y Viajes
Viajando Sola por Montpellier Francia

Si si… lo sé, me he tardado un poco en terminar de contar la historia de “Viajando Sola”, pero más vale tarde que nunca 🙂

Después de recorrer la mágica ciudad de Toulouse, tomé el autobus hacia Montpellier para continuar con mi viaje por Francia.

En solo 2 horas y media estuve en mi nuevo destino “Montpellier”. La ciudad me recibió con un clima excelente, hacía mucho sol y el calor era soportable. Estaba llena de turistas, y lugares increíbles para visitar y hacer fotos.

La ciudad me resultaba muy familiar gracias a su parecido con Barcelona, me sentí muy cómoda recorriendo sus calles y plazas.

En Montpellier tuve un inconveniente, y fue que había administrado mal el dinero en el viaje a Toulouse y me estaba quedando corta de efectivo. Tenía mi tarjeta de crédito pero al ser de Ecuador y no europea no siempre es aceptada por todos los datafast o datáfonos de las tiendas, pues la mayoría de las veces el chip necesita autorización internacional.

Bueno, yo al principio entré en pánico, me estrecé y me senté en una banca de un parque a pensar que hacer.

Después me calmé, no dejaría que nada arruinara mis vacaciones, así que fui a un supermercado para abastecerme de comida suficiente para los tres días que estaría en esa ciudad. No podía arriesgarme a ir a restaurantes sin saber si podría pagar la cuenta o terminaría lavando los platos! Eso si, gracias a esta situación, gasté solo una tercera parte de lo usualmente gasto en mis viajes, así que en realidad fue bueno.

Este es un buen tip para las personas que quieren viajar de forma económica, y bueno… para todos, pues a todos nos puede pasar esto alguna vez en la vida.

“Cuando viajen a varios lugares a la vez, revisen su estado financiero cada que lleguen a un nuevo destino, así no tendrán sorpresas después.  Y si tienen un inconveniente económico o quieren gastar menos dinero, vayan a un supermercado y compren alimentos y agua suficientes para los días de estancia”.

En fin… sigo con el viaje.

Para mí, los lugares más lindos de la ciudad son La Catedral, La Plaza de la Comedia, La Porte du Peyrou, y La Place Royale du Peyrou.

Hay muchos pero estos me encantaron.

(arriba) La Cathedral De Montpellier

(arriba) Plaza de la Comedia

(arriba) Porte du Peyrou

Había un lugar en especial que quería ver, se llama “Promenade du Peyrou”. Yo me confundí y pensé que se llamaba “Chateau d’ O”, así que tomé el TRAM y fui a parar en algún lugar lejano de la ciudad, sin darme cuenta que antes había estado a sólo dos pasos de la Plaza que buscaba. 🙈🙈🙈

Bueno, me reí y regresé al punto de partida y finalmente lo vi, es este:

Esta plaza tiene un conjunto de monumentos históricos dignos de fotografiar. Me encantó! pasé un par de horas ahí admirando cada rincón. Es perfecto para relajarse, caminar, hacer fotos, leer un libro, hacer un picnic, etc.

Mi plan iba muy disciplinado, desayunaba en casa (me hospedé en un depar de airbnb), comía al medio día ensaladas que yo llevaba en el bolso, y cenaba algo ligero en casa excepto un día que si fui a cenar a un restaurante y a ver la vida nocturna de la ciudad. Me organicé bastante bien 🙂

Montpellier está lleno de sitios bonitos, restaurantes y bares con terrazas para pasar un buen momento con los amigos o familia. A mi me parece una ciudad mucho más familiar que Toulouse.

Me senté a tomar algo y me hice amiga de una señora que también estaba sola en la mesa de alado, ella no hablaba inglés ni español, y yo no hablaba francés. Nos entendíamos por medio de Google translate y con señas jaja, fue muy divertido, no sé como logramos contarnos la historia de nuestras vidas sin hablar el mismo idioma. Su nombre era Marie, era francesa y estaba casada desde hace 30 años, sus hijos ya se habían ido de casa, su esposo trabajaba todo el día y ella ya estaba aburrida de limpiar  y cocinar, así que salía todas las tardes a la plaza, a beberse una cerveza y mirar la gente pasar.

Le encantó escuchar mi historia de como llegué a vivir al otro lado del mundo y como me las arreglaba para viajar sola. A mi me gustó escuchar su historia de como se casó tan joven y dejó su trabajo para dedicarse a los niños. Juntas analizamos como van cambiando las generaciones de mujeres con el paso del tiempo y la ventaja de que hoy en día seamos madres o esposas por elección y no por obligación. Pasamos una gran tarde.

Así se fueron mis dos primeros días, entre turismo, conocer las calles, monumentos y habitantes de la ciudad.

Al día siguiente me encontré con un amigo que vive cerca de Montpellier, y me llevo a conocer la Playa de Mèze que está a 30 km de allí. El día no estaba muy caluroso como para bañarse en el mar, pero valió la pena el paseo.

Mèze tiene un puerto para botes muy bonito, varias cafeterías y restaurantes al rededor, y su mar es bastante tranquilo. Es un pueblo donde la vida transcurre calmadamente según pude ver.

Pasé el día en la playa y conociendo los pueblos cercanos, y en la noche me embarqué en el bus de regreso a Barcelona. En tan sólo 4 horas estaba de vuelta a mi hogar. Siempre es emocionante ver la Torre Agbar iluminada a lo lejos cuando voy llegando a la ciudad por vía terrestre, siento que al fin estoy en casa.

Volví muy feliz y recargada de mi viaje a Francia, llena de experiencias y anécdotas para contar.

Ya sea que viajes solo o acompañado, con dinero o en modo ahorro, siempre vale la pena salir a descubrir el mundo. No esperes más tiempo para hacerlo.

Les dejo algunas fotos más de lo que fue el viaje.

besos

Cata.

(arriba) caminando por las calles de Montpellier

(arriba) Place Royale du Peyrou

(arriba) Palacio de la Justicia

(arriba) TRAM de Montpellier

(arriba) Puerto de Mèze

 (arriba) Calles de Montpellier

Catalina Carvajal
posts 31
words/post 687
media 335
comments 19
visits 19686

Leave a Comment

Name*
Email*
Website